Paraíso Era un pueblo al sur de mi planeta en la trayectoria del Caribe...

Paraíso  Era un pueblo al sur de mi planeta en la trayectoria del Caribe...
Roxana Valdivia, licenciada en Periodismo, fundadora y presidenta histórica de Patria, órgano de prensa libre en una Cuba esclava.

En el rincón de mi casa que tú conoces

En el rincón de mi casa que tú conoces

Ahora en Cuba Testigos


Seguidores

Google+ Followers

domingo, 27 de marzo de 2011

¡Me limpio con el Granma!

¡Me limpio con el Granma! Por Esteban Fernández.

MARZO 26, 2011

por Esteban Fernández

¡ ME LIMPIO CON EL GRANMA ¡

Durante 1959 nunca llegué a saber si fue una burla o una imbecilidad de Castro, la cuestión fue que durante los inicios de la dictadura una de las primeras consignas fue: “¡CONSUMA PRODUCTOS CUBANOS!”.

Desde luego, el “Mesías” no dio una lista clara y precisa de cuales eran los productos cubanos y la realidad era que la inmensa mayoría del pueblo no tenía ni la más ligera idea de cuales verdaderamente eran esos bienes nacionales.

Lo triste del caso fue que poco a poco nos fuimos dando cuenta que los artículos de la Isla eran MUY POQUITOS. Ya a mediados del año 1962, cuando yo salí de Cuba, me parecía que si verdaderamente queríamos seguir la tonta consigna no quedaba más remedio que “enjabonarnos” la cabeza con guarapo y usar gotas de limón en los ojos irritados. Si nos enfermábamos teníamos que tomarnos dos cucharadas de azúcar prieta, y ponernos pantalones y camisas confeccionados con tela de sacos de papas.

Porque la verdad es que yo en 1959 era tan inocente que me creía que hasta Colgate y Palmolive eran mercancías nuestras. Pensé “Sí el loco este de verdad se pelea con los americanos por lo menos aquí sabemos hacer el Ajax, el polvo de lavar Ace y los jabones Camay. De lo único que estaba bien seguro era de que la Coca-Cola era americana, pero perfectamente podíamos sobrevivir tomando Materva e Ironbeer.

Inclusive un día le pregunté a mi padre: “Viejo, ¿los carros Fordy Chevrolet son cubanos?”, y mi padre, que NUNCA fue fidelista, me respondió riéndose: “Muchacho, aquí ni el par de patines que tú montas ni la carriola que yo te regalé un 6 de Enero son cubanas, son Made in USA“.

Sí, era cierto que había un montón de cosas cubanas, pero el castrismo no dio una explicación lógica y convincente de como utilizarlas, y la vieja decrépita del Comité recomendaba que “Usáramos las cáscaras de los mangos para cepillarnos los dientes, ponernos pulpa de guanábana debajo de cada axila como desodorante, y usar las hojas de los tabacos como papel higiénico”. Tremendo berrinche que cogió la chivata cuando le dije: “No, compañera, yo me limpio con el Granma“…

Las tiendas y las bodegas vacías, lo poco que verdaderamente era cubano requería materias primas extranjeras, y llegó un momento en que me parecía que lo único cubano era el refresco CAWY (iniciales de los hijos del dueño: Carlos, Alberto, Wilfredo e Ibrahim) los tabacos, la sal y el café.

Es decir que si los cubanos queríamos seguir la consigna castrista al pie de la letra los cubanos terminaríamos “cochinos, con peste a grajo, alcohólicos de tanta Hatuey, Polar, y Cristal, diabéticos de tanta azúcar, con cáncer en los pulmones de tantos habanos, y con la presión alta de tanta sal”. Pero la verdad fue que hasta esas cosas también escasearon.

Y de pronto la radio lanzó otra consigna: “¡Ahorre agua!” y yo sinceramente me asusté y pregunté: “¿Qué pasa aquí, el agua tampoco es cubana?”.

Al fin salí de Cuba (con bicarbonato en los sobacos) y lo primero que hice fue ir a visitar un Súpermercado en Miami, y con tremenda sorpresa noté que el lugar estaba atestado de “productos cubanos”, y lo que se me ocurrió fue pensar: “No lo puedo creer, que inteligentes son los PRODUCTOS CUBANOS ¡se asilaron primero que yo!”… Increíblemente ¡hasta los casquitos de guayaba y la Malta Hatuey llegaron al exilio antes que yo!…

Pero donde por poco me desmayo fue cuando, con disimulo y desconfianza, me acerqué al anaquel donde colocan los paquetes de azúcar (pensaba encontrarme ese departamento vacío) y ¡allí había MAS AZÚCAR HAWAIANA que toda la que dejé atrás en el pueblo de Güines!

Mientras tanto, Castro cambió la consigna y les disparó a los cubanos latas de carne rusa.

Y la moraleja, desde 1959, es muy sencilla: “¡Qué clase de porquería es el castrocomunismo!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los hechos desde otros blogs

CRIMENES DEL CASTRISMO

Loading...
Los artículos 18 a 21 recogen derechos de pensamiento, de conciencia, de religión y libertades políticas Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de Creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Hoy anduve lejos... muy cerca.

Hoy anduve lejos... muy cerca.
...Me enviaron una foto de la casa de mi infancia, hoy en ruinas, es un testigo del derrumbe de la nación pedazo a pedazo.

Patria, órgano del Partido Revolucionario Cubano, obra cumbre de Marti dentro del periodismo

  • Solo la opresión debe temer al ejercicio pleno de las libertades.
    El 14 de marzo de 1892 surge Patria


    Yo no creo que en aquello que a todos interesa, y es propiedad de todos, debe intentar prevalecer, ni en lo privado siquiera, la opinión de un solo hombre.
  • La tiranía es una misma en sus varias formas, aunque se vista en algunas de ellas de nombres hermosos y de hechos grandes.
  • La Fuerza tiene siempre sus cortesanos, aun en los hombres de ideas.
  • Hay hombres dispuestos naturalmente a ser ovejas, aunque se crean libérrimas águilas
  • Todo poder amplia y prolongadamente ejercido, degenera en casta. Con la casta, vienen los intereses, las altas posiciones, los miedos de perderlas, las intrigas para sostenerlas. Las castas se entrebuscan, y se hombrean unas a otras.
  • A nada se va con la hipocrecía. Porque cerremos los ojos, no desaparece de nuestra vista lo que está delante de ella. Hay pocas cosas en el mundo que son tan odiadas como los hipócritas.
  • El hombre sincero tiene derecho al error.
  • Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército.
  • Todo hombre es la semilla de un déspota; no bien le cae un átomo de poder, ya le parece que tiene al lado el águila de Júpiter, y que es suya la totalidad de los orbes.
  • Los odiadores debieran ser declarados traidores a la república. El odio no construye.
    La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio.
  • Los grandes derechos no se compran con lágrimas, sino con sangre.
  • El hombre ama la libertad aunque no sepa que la ama, y anda empujado de ella y huyendo de donde no la halla.
  • La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie.
  • Sólo la opresión debe temer el ejercicio pleno de las libertades.
  • Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía.

Translate this blog to my language-Traducir este blog a mi idioma-

TRADUZIR ESTE BLOG para meu idioma-Übersetzen Sie diese BLOG auf meine Sprache-Перевести эту блог на свой язык-Tradwi sa a BLOG POU LANG MWEN-TRADUIR AQUEST BLOG DEL MEU IDIOMA

¿Qué son los derechos humanos?

Loading...

"En una revolución se fusila sin pruebas (no las necesitamos)" Ernesto Che Guevara