Paraíso Era un pueblo al sur de mi planeta en la trayectoria del Caribe...

Paraíso  Era un pueblo al sur de mi planeta en la trayectoria del Caribe...
Roxana Valdivia, licenciada en Periodismo, fundadora y presidenta histórica de Patria, órgano de prensa libre en una Cuba esclava.

En el rincón de mi casa que tú conoces

En el rincón de mi casa que tú conoces

Ahora en Cuba Testigos


Seguidores

Google+ Followers

sábado, 30 de marzo de 2013

La Muerte de Payá será esclarecida porque el mismo Payá denunció el crimen antes de que se cometiera

La Madre Patria ha demostrado y demuestra una tibieza cómplice, siempre que se trata de contribuir en algo a la democracia y libertad de los cubanos. Sabemos que hay una gran cantidad de españoles que simpatizan con el régimen de La Habana y sus sicarios. Pero ante tanta evidencia, será que tomarán partido y ayudarán a esclarecer este nuevo crimen de la dictadura castrista?




Subject: FW: Pregunta parlamentaria en Madrid sobre la muerte de Paya
En el Congreso español se ha presentado esta pregunta de la diputada Irene Lozano (upyd)

184/018283 Autor: Lozano Domingo, Irene
Impulso de una investigación internacional que esclarezca los hechos alrededor
de la muerte de Oswaldo Payá tras las últimas informaciones conocidas (núm.
reg. 49676) .......................................................................................................... 195

184/018283
A la Mesa del Congreso de los Diputados
El Grupo Parlamentario de Unión Progreso y Democracia, a instancia de su Diputada doña Irene Lozano Domingo, y al amparo de lo dispuesto en el artículo 185 y siguientes del vigente Reglamento de la Cámara, presenta las siguientes preguntas para las que se solicita respuesta por escrito sobre el
impulso por parte del Gobierno de España de una investigación internacional que esclarezca los hechos alrededor de la muerte de Oswaldo Payá tras las últimas informaciones conocidas.

Exposición de motivos

El pasado 22 de julio de 2012 Oswaldo Payá y Harold Cepero fallecieron en un accidente en la
provincia de Bayamo. Junto a ellos viajaban el español Ángel Carromero, al volante, y el sueco Aron Modig.

Oswaldo Payá era ciudadano español y un reconocido defensor por los derechos humanos y la libertad en Cuba. El Parlamento Europeo le otorgó el Premio Andrei Sajarov 2002 a los Derechos Humanos y fue candidato al Premio Nobel de la Paz en 2002, 2003, 2008, 2010 y 2011. Tras conocer su muerte estas eran las palabras del Presidente Barack Obama sobre Oswaldo Payá: «Un campeón incansable por los derechos civiles y humanos en Cuba. Payá entregó décadas de su vida a la lucha no violenta por la libertad y la reforma democrática en Cuba, como cabeza visible del Movimiento Cristiano de Liberación, líder del Proyecto Varela, y a través de su papel como activista de la sociedad civil. Se mantuvo optimista hasta el final de que vería una transición pacífica y democrática en el país que amaba».

El Gobierno español a día de hoy da por válida la versión del régimen cubano, según la cual se produjo un choque accidental contra un árbol, debido al mal estado de la carretera y al exceso de velocidad del coche. Esta hipótesis choca frontalmente con la defendida por la familia de Oswaldo Payá, que desde el
primer momento se negó a acusar a Ángel Carromero. El pasado 28 de febrero, Rosa María Payá (hija de Oswaldo) se expresaba de esta manera en una conferencia de prensa en Madrid: «1. No hubo un accidente.
2. El carro en que viajaban mi padre, Harold, Aron y Ángel fue intencionadamente golpeado por detrás por otro auto, pero este golpe no ocasionó la muerte a ninguno de los pasajeros. 3. Ninguno de los sobrevivientes
recuerda que el auto haya dado vueltas o se haya estrellado contra árbol alguno. 4. Los dos extranjeros fueron inmediatamente sacados del lugar de los hechos por hombres que llegaron en otro auto».

Ayer, 5 de marzo, el diario estadounidense The Washington Post publicaba una entrevista con Ángel Carromero, en lo que constituyen las primeras declaraciones a un medio de comunicación desde el accidente. Ángel Carromero confirma en primera persona la versión de la familia de Oswaldo Payá, desde la salida de La Habana: «Ellos nos seguían desde el principio. De hecho, cuando salimos de La Habana, un tweet de alguien cercano al gobierno cubano anunció nuestra partida: «Payá está en el camino a Varadero». Y afirma: «Tenía miedo, pero Oswaldo me dijo que no me detuviera a menos que ellos me obligaran a hacerlo. Conduje con cuidado, sin darles motivos para que nos pararan. La última vez que miré
por el espejo retrovisor, me di cuenta de que el coche se había acercado demasiado y de repente sentí un golpe muy fuerte atrás. Perdí el control del coche, y también la conciencia, o eso es lo que creo, porque a partir de ese momento mis recuerdos no son claros, tal vez por los medicamentos que me dieron».
Ante estas informaciones, que cuestionan la totalidad de la versión oficial sobre la muerte de un ciudadano español y destacado disidente de una dictadura corno la cubana, el Grupo Parlamentario de Unión Progreso y Democracia presenta las siguientes preguntas para las que solicita respuesta por escrito:

1. ¿Qué veracidad otorga el Gobierno español a la versión del accidente dada por Ángel Carromero?
¿Tenía conocimiento de ella o se ha enterado gracias a la prensa extranjera? Cuando el ministro de
Asuntos Exteriores y de Cooperación afirma que no tiene ningún dato que desmienta la versión oficial,
¿quiere decir que el testimonio de Ángel Carromero no es un dato? ¿considera el Gobierno que lo
establecido en el Memorándum de Entendimiento con Cuba puede suplantar la realidad realmente
ocurrida?

2. En la medida en que la versión de Ángel Carromero y la familia de Oswaldo Payá colisiona con la
del Gobierno cubano, ¿qué medidas piensa tomar el Gobierno español para aclarar los extremos que
estas nuevas informaciones ponen en duda?

3. ¿Sigue el Gobierno de España dando por válida la versión oficial del régimen cubano sobre la muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero? ¿No considera el Gobierno indispensable impulsar una investigación transparente de una autoridad internacional e independiente de la que realizaron las
autoridades cubanas?

4. Si el Gobierno de España sigue sin dudar de la veracidad de la versión oficial del régimen cubano, ¿por qué no promueve una investigación internacional que esclarezca los hechos para despejar las dudas existentes y honrar así la memoria de los dos disidentes fallecidos?

5. ¿Ha contactado o va a contactar el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación con la hija del ciudadano español Oswaldo Payá para conocer su versión de los hechos aprovechando su estancia en España? ¿Ha contactado con Ángel Carromero para conocer nuevos detalles además de los que ha
desvelado en la prensa extranjera?

REFLEXIONES SOBRE “LA PASION DE CRISTO” DE MEL GIBSON.


Por Carlos Cabezas

Cuando vi el film de Mel Gibson sobre “La Pasión de Cristo”, descubrí que había descorrido la cortina del tiempo y el espacio para penetrar de lleno en el mundo de mi infancia. Ante mí, inmóvil y enigmático, estaba el Vía Crucis de mi parroquia habanera de Ntra. Sra. del Pilar.

Las caidas de Jesús camino al Calvario, su anterior flagelación y coronación de espinas, junto al dolor y sufrimiento que materializa el protagonista de la película hasta el último momento de la crucifixión en el Gólgota; no eran nuevos. Ya los había visto.

Con el paso de los años comencé a experimentar un proceso iconoclasta, donde mi fe no necesitaba del estímulo sensitivo que lograban los valores estéticos de las estaciones del Vía Crucis. Podía cerrar los ojos en el momento de oración haciendo una composición de lugar, por la que me incorporaba a la escena. Así, en la meditación, yo era Jesús, también Juan o María, el centurión o Pilatos, y hasta Anás o Caifás.

Uno por uno, todos los personajes de la historia evangélica, adquirían vida en mi interior. ¿Qué buscaba con ello? Dar respuesta a lo ocurrido y saber, ¿cómo habría reaccionado en tal situación?

En el cine, junto a Grethel mi hija, casi siempre fui Jesús. No dejaron de dolerme los azotes, muchos y repetitivos, quizás exagerados pero reales en más o menor escala, era una brutal flagelación. Sentado en el teatro, tuve tiempo de trasladarme por el lateral de mi vieja parroquia hasta la imagen del Cristo de la Humildad y Paciencia, coronado de espinas y cubierto por un manto rojo. Observé sus ojos y palpé sus manos atadas que agarraban una palmera. Alcé la vista y lo que la pantalla cinematográfica mostraba era la misma imagen que no movía a la humildad y paciencia, sino a la ira que tuve que contener.

Gibson exageró o vio la sangre y las heridas que muchos mirando nunca vimos. El film rompe con el romanticismo de la pasión y muerte del Señor que hablaba al espíritu pero no a los sentidos, mostrando que la sangre fue tan real como el dolor y el sufrimiento de Dios hecho hombre con el cuerpo deshecho, desgarrado una y otra vez. ¿Acaso no era éste el bíblico “varón de dolores” que no parecía un ser humano?

Acostumbrado a la cruz que llevo en mi pecho, casi olvido que la de Cristo no resplandecía por el oro, estaba bañada en sangre. Sangre y piel en conjugación violenta presenta la cinta. Un Jesús que cae más veces que en los Sinópticos y en Juan, pero que apartando el dramatismo teatral, cayó más de una vez. Su rostro chocó con el suelo, la cruz se le vino encima. Demasiados efectos para trasmitir el mensaje, quizás Gibson quiere convencer por cansancio, pensaría que somos incrédulos.

Girando a la derecha me acercaba al gran crucifijo pegado a la pared. Allí oraba brevemente antes de arrodillarme frente al sagrario de mi parroquia. Mi paso por la cruz era ligero, aprendí en los años post conciliares, que después del viernes hubo un domingo. Sabía que María Magdalena -al amanecer del domingo-, buscó en la tumba al que estaba vivo. El film no ahonda en la resurrección, la presenta tan fugaz como mis pasos por la cruz. Pero las secuencias de flash back tratan de complementar parte de la historia. Así vislumbramos que antes del calvario hubo un sacrificio incruento, el de la última cena.

“Elí, Elí, ¿lema sabactani?” (Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”), gritó el protagonista. Ya deshecho y agonizante Cristo no podría articular palabras porque estaba muriéndose de asfixia. Gibson no entra en ningún estudio exegético y copia literalmente el Evangelio. El primer verso del Salmo 22 puesto en boca de Jesús moribundo, era un mensaje para el mundo judío: el que moría era el justo que sintió el abandono de Dios.

Escuché en el catecismo que los judíos mataron a Cristo. Cuando fui catequista enseñé lo que aprendí, pronto fui corregido por mi párroco: “...cada vez que negamos a Dios, somos uno más de esa muchedumbre que pidió que soltaran a Barrabás”. En el film el personaje de Barrabás es más que repugnante. También fueron repugnantes Anás y Caifás que dominaron a un grupo del Sanedrín e instigaron para condenar a Jesús. Los que gritaron fueron cobardes, pero Poncio Pilatos fue el más cobarde de todos.

Para Anás y Caifás, presentados con mucha riqueza, Jesús era un peligro: iba contra la Ley y no podía ser el Mesías de ninguna manera. Gibson no indaga en el peligro económico que Cristo representaba para estos que vivían del Templo y tenían montado un negocio jugoso.

Pilatos aparece convencido de que Jesús es inocente. Entabla un diálogo con él y le pregunta si es rey. Decidido a soltarlo se acobardó cuando el Sumo Sacerdote dijo: “...se proclamó rey y no tenemos más rey que el César”. Fue lo suficiente para que se lavara las manos, pero no pudo lavar su conciencia. Lo condenó a muerte y una muerte de cruz, castigo para los ladrones y lo peor de la sociedad, con ello pretendieron humillarlo y desvirtuar el verdadero móvil religioso del hecho, dándole una connotación política: se proclamó rey.

La gran carencia del film es no presentar que todo esto ocurrió porque Jesús se convirtió en el enemigo número uno del pueblo. Tanto los fariseos, saduceos y zelotes (los tres grupos más importantes de la Palestina de aquella época), quedaron insatisfechos con el Mesías, porque éste no satisfizo ninguna de sus demandas.

El mensaje de Jesús de Nazaret fue radical, con él todos quedaron inquietos en sus corazones, porque Cristo era un signo de contradicción por fidelidad a la Buena Nueva que predicó. Para seguirlo había que convertirse, lograr la metanoia, no solamente cambiando de actitud sino también de mentalidad, y eso no es fácil, cuesta mucho. Ahí radica el rechazo colectivo del cual fue objeto. Quienes lo mataron tuvieron nombres propios no genéricos. Tan judío eran los sacerdotes y el pueblo como Jesús, María y los apóstoles. Tan romano fue Pilatos como el centurión que dijo: “verdaderamente este hombre era Hijo de Dios”.

Si dejamos a un lado efectos sensacionalistas como el cuervo que le arranca un ojo al “mal ladrón”; la corte de Herodes formada por homosexuales escandalosos y corruptos, lo cual deja un sabor de homofobia; y el abuso en la personificación del diablo, por medio de una mujer que parece y no parece de un género específico; podríamos decir, que si hay efectos y trucos de poca calidad, sin embargo otros convencen, como el de Jesús aplastando la cabeza de la serpiente.


Antes de que quitaran el altar de la Dolorosa en mi parroquia del Pilar, veía su rostro triste, tan triste que sus bellos ojos reflejaban un dolor punzante como el de su corazón traspasado. Cuando la volví a ver en la pantalla la reconocí, pero ya no era la imagen de mis recuerdos. Era una actriz que penetró en su papel con discreción arrolladora. Ella, junto a María Magdalena y Juan (el discípulo amado), estuvieron a los pies de la cruz , siendo testigos presenciales. Muchos otros brillaron por su ausencia, entre ellos Pedro, quien negó tres veces a su maestro antes de que el gallo cantara.

Ante la excesiva violencia del film, busqué en Isaías 53 la respuesta y hallé los sufrimientos del siervo de Dios:

“...No tenía belleza ni esplendor,
su aspecto no tenía nada atrayente;
los hombres lo despreciaban y lo rechazaban.
Era un hombre lleno de dolor,
acostumbrado al sufrimiento.
Como a alguien que no merece ser visto,
lo despreciamos, no lo tuvimos en cuenta.
Y sin embargo él estaba cargando con nuestros sufrimientos,
estaba soportando nuestros propios dolores.
Nosotros pensamos que Dios lo había herido,
que lo había castigado y humillado.
Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía,
fue atormentado a causa de nuestras propias maldades;
el castigo que sufrió nos trajo la paz,
por sus heridas alcanzamos la salud...
...Fue maltratado, pero se sometió humildemente,
y ni siquiera abrió la boca;
lo llevaron como cordero al matadero,
y él se quedó callado, sin abrir la boca...”

domingo, 10 de marzo de 2013

La muerte del Caudillo

Con mucho placer publico en mi blog esta cronica de Vargas LLosa. Vaya, que como siempre, apunta directo al blanco.
 
PIEDRA DE TOQUE. No hay que dejarse impresionar demasiado por las muchedumbres llorosas que velan los restos de Hugo Chávez. Lo que ocurrirá a partir de ahora en Venezuela es totalmente incierto



La muerte del caudillo
PIEDRA DE TOQUE. No hay que dejarse impresionar demasiado por las muchedumbres llorosas que velan los restos de Hugo Chávez. Lo que ocurrirá a partir de ahora en Venezuela es totalmente
  Diario El País (España) 10 MAR 2013 - 00:01 CET
El comandante Hugo Chávez Frías pertenecía a la robusta tradición de los caudillos, que, aunque más presente en América Latina que en otras partes, no deja de asomar por doquier, aun en democracias avanzadas, como Francia. Ella revela ese miedo a la libertad que es una herencia del mundo primitivo, anterior a la democracia y al individuo, cuando el hombre era masa todavía y prefería que un semidiós, al que cedía su capacidad de iniciativa y su libre albedrío, tomara todas las decisiones importantes sobre su vida. Cruce de superhombre y bufón, el caudillo hace y deshace a su antojo, inspirado por Dios o por una ideología en la que casi siempre se confunden el socialismo y el fascismo —dos formas de estatismo y colectivismo— y se comunica directamente con su pueblo, a través de la demagogia, la retórica y espectáculos multitudinarios y pasionales de entraña mágico-religiosa.
Su popularidad suele ser enorme, irracional, pero también efímera, y el balance de su gestión infaliblemente catastrófica. No hay que dejarse impresionar demasiado por las muchedumbres llorosas que velan los restos de Hugo Chávez; son las mismas que se estremecían de dolor y desamparo por la muerte de Perón, de Franco, de Stalin, de Trujillo, y las que mañana acompañarán al sepulcro a Fidel Castro. Los caudillos no dejan herederos y lo que ocurrirá a partir de ahora en Venezuela es totalmente incierto. Nadie, entre la gente de su entorno, y desde luego en ningún caso Nicolás Maduro, el discreto apparatchik al que designó su sucesor, está en condiciones de aglutinar y mantener unida a esa coalición de facciones, individuos e intereses encontrados que representan el chavismo, ni de mantener el entusiasmo y la fe que el difunto comandante despertaba con su torrencial energía entre las masas de Venezuela.
Pero una cosa sí es segura: ese híbrido ideológico que Hugo Chávez maquinó, llamado la revolución bolivariana o el socialismo del siglo XXI comenzó ya a descomponerse y desaparecerá más pronto o más tarde, derrotado por la realidad concreta, la de una Venezuela, el país potencialmente más rico del mundo, al que las políticas del caudillo dejan empobrecido, fracturado y enconado, con la inflación, la criminalidad y la corrupción más altas del continente, un déficit fiscal que araña el 18% del PIB y las instituciones —las empresas públicas, la justicia, la prensa, el poder electoral, las fuerzas armadas— semidestruidas por el autoritarismo, la intimidación y la obsecuencia.
La muerte de Chávez, además, pone un signo de interrogación sobre esa política de intervencionismo en el resto del continente latinoamericano al que, en un sueño megalómano característico de los caudillos, el comandante difunto se proponía volver socialista y bolivariano a golpes de chequera. ¿Seguirá ese fantástico dispendio de los petrodólares venezolanos que han hecho sobrevivir a Cuba con los cien mil barriles diarios que Chávez poco menos que regalaba a su mentor e ídolo Fidel Castro? ¿Y los subsidios y/o compras de deuda a 19 países, incluidos sus vasallos ideológicos como el boliviano Evo Morales, el nicaragüense Daniel Ortega, a las FARC colombianas y a los innumerables partidos, grupos y grupúsculos que a lo largo y ancho de América Latina pugnan por imponer la revolución marxista? El pueblo venezolano parecía aceptar este fantástico despilfarro contagiado por el optimismo de su caudillo; pero dudo que ni el más fanático de los chavistas crea ahora que Nicolás Maduro pueda llegar a ser el próximo Simón Bolívar. Ese sueño y sus subproductos, como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que integran Bolivia, Cuba, Ecuador, Dominica, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda, bajo la dirección de Venezuela, son ya cadáveres insepultos.
En los catorce años que Chávez gobernó Venezuela, el barril de petróleo multiplicó unas siete veces su valor, lo que hizo de ese país, potencialmente, uno de los más prósperos del globo. Sin embargo, la reducción de la pobreza en ese período ha sido menor en él que, digamos, las de Chile y Perú en el mismo periodo. En tanto que la expropiación y nacionalización de más de un millar de empresas privadas, entre ellas de tres millones y medio de hectáreas de haciendas agrícolas y ganaderas, no desapareció a los odiados ricos sino creó, mediante el privilegio y los tráficos, una verdadera legión de nuevos ricos improductivos que, en vez de hacer progresar al país, han contribuido a hundirlo en el mercantilismo, el rentismo y todas las demás formas degradadas del capitalismo de Estado.
Chávez no estatizó toda la economía, a la manera de Cuba, y nunca acabó de cerrar todos los espacios para la disidencia y la crítica, aunque su política represiva contra la prensa independiente y los opositores los redujo a su mínima expresión. Su prontuario en lo que respecta a los atropellos contra los derechos humanos es enorme, como lo ha recordado con motivo de su fallecimiento una organización tan objetiva y respetable como Human Rights Watch. Es verdad que celebró varias consultas electorales y que, por lo menos algunas de ellas, como la última, las ganó limpiamente, si la limpieza de una consulta se mide sólo por el respeto a los votos emitidos, y no se tiene en cuenta el contexto político y social en que aquella se celebra, y en la que la desproporción de medios con que el gobierno y la oposición cuentan es tal que ésta corre de entrada con una desventaja descomunal.
Pero, en última instancia, que haya en Venezuela una oposición al chavismo que en la elección del año pasado casi obtuvo los seis millones y medio de votos es algo que se debe, más que a la tolerancia de Chávez, a la gallardía y la convicción de tantos venezolanos, que nunca se dejaron intimidar por la coerción y las presiones del régimen, y que, en estos catorce años, mantuvieron viva la lucidez y la vocación democrática, sin dejarse arrollar por la pasión gregaria y la abdicación del espíritu crítico que fomenta el caudillismo.
No sin tropiezos, esa oposición, en la que se hallan representadas todas las variantes ideológicas de la derecha a la izquierda democrática de Venezuela, está unida. Y tiene ahora una oportunidad extraordinaria para convencer al pueblo venezolano de que la verdadera salida para los enormes problemas que enfrenta no es perseverar en el error populista y revolucionario que encarnaba Chávez, sino en la opción democrática, es decir, en el único sistema que ha sido capaz de conciliar la libertad, la legalidad y el progreso, creando oportunidades para todos en un régimen de coexistencia y de paz.
Ni Chávez ni caudillo alguno son posibles sin un clima de escepticismo y de disgusto con la democracia como el que llegó a vivir Venezuela cuando, el 4 de febrero de 1992, el comandante Chávez intentó el golpe de Estado contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, golpe que fue derrotado por un Ejército constitucionalista y que envió a Chávez a la cárcel de donde, dos años después, en un gesto irresponsable que costaría carísimo a su pueblo, el presidente Rafael Caldera lo sacó amnistiándolo. Esa democracia imperfecta, derrochadora y bastante corrompida había frustrado profundamente a los venezolanos, que, por eso, abrieron su corazón a los cantos de sirena del militar golpista, algo que ha ocurrido, por desgracia, muchas veces en América Latina.
Cuando el impacto emocional de su muerte se atenúe, la gran tarea de la alianza opositora que preside Henrique Capriles está en persuadir a ese pueblo de que la democracia futura de Venezuela se habrá sacudido de esas taras que la hundieron, y habrá aprovechado la lección para depurarse de los tráficos mercantilistas, el rentismo, los privilegios y los derroches que la debilitaron y volvieron tan impopular. Y que la democracia del futuro acabará con los abusos del poder, restableciendo la legalidad, restaurando la independencia del Poder Judicial que el chavismo aniquiló, acabando con esa burocracia política elefantiásica que ha llevado a la ruina a las empresas públicas, creando un clima estimulante para la creación de la riqueza en el que los empresarios y las empresas puedan trabajar y los inversores invertir, de modo que regresen a Venezuela los capitales que huyeron y la libertad vuelva a ser el santo y seña de la vida política, social y cultural del país del que hace dos siglos salieron tantos miles de hombres a derramar su sangre por la independencia de América Latina.
© Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2013.
© Mario Vargas Llosa, 2013.

miércoles, 6 de marzo de 2013

PARA QUIENES LAMENTAN LA MUERTE DE CHAVEZ,


Yo prefiero recordarlo así. 


La lista sería interminable, pero sólo quiero poner otro ejemplo. ¿Recuerdan este abominable crimen de los chavistas contra el presentador de la RCTV? ¿Quién de estos que hoy lloran a Chávez fue el sicario? ¿Hubo justicia e investigación seria de los hechos? Por eso siento asco cuando veo los rostros tristes y llorosos de un pueblo afeminado y cobarde, que acayó crímenes y destrozo de la nación, y ahora gime la muerte del militarote.

NO HAY LAGRIMAS POR LOS ASESINOS. HAY COMPASIÓN POR SUS VICTIMAS. No me alegro de la muerte de nadie, pero se siente alivio cada vez que un criminal prepotente y con poder desaparece del mundo de los vivos. 


(Advertencia) Es posible que las fotos sean censuradas por ser demasiado crueles de acuerdo a la atrocidad del crimen cometido por los chavistas contra este periodista...

 (nota de archivo)

Asesinan a presentador de RCTV en Venezuela

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
16 de junio de 2008
CaracasVenezuela — El presentador de noticias Javier García fue hallado muerto anoche en su casa de Caracas. García, quien fue asesinado de cinco puñaladas, trabajaba en el noticiario matutino de la cadena opositora RCTV y tenía 37 años.
El cuerpo del periodista fue encontrado por uno de sus hermanos, ya que durante el fin de semana nunca logró comunicarse con él. Al abrir la puerta encontró al cadáver vestido pero sin zapatos. Tenía tres puñaladas en el pecho y dos en la pierna derecha.
El comandante de la policía municipal de Baruta, Wilfredo Borrás, no indicó el móvil del crimen. Tampoco aclaró si el departamento del presentador había sido robado. Borrás también dijo que un vigilante va a ser citado a declarar. El empleado de seguridad retuvo una valija de alguien que afirmó haber estado en la casa de la víctima. "El hermano tenía llaves, entró al apartamento y se percató de que habían varios objetos fuera de lugar. La habitación de García estaba cerrada y llamó a los bomberos para forzar la puerta, al abrirla vieron que el periodista de RCTV estaba sin signos vitales en el centro de su cama en posición de cubito dorsal con los brazos extendidos hacia atrás", expresó el policía.
RCTV es una cadena televisiva opositora al gobierno de Hugo Chávez. Perdió la concesión para transmitir por televisión abierta hace algo más de un año. Desde entonces, RCTV Internacional transmite por cable.

Las fotos de Javier García, periodista venezolano asesinado, de RCTV…


No todo lo que brilla es oro, muchas veces las cosas no son como creemos y nos engañan o nos engañamos nosotros mismo al seleccionar una u otra opción. Quizá no estábamos buscando donde debíamos o quizá si, pero al entrar nos damos cuenta que no era lo que esperábamos y puede que hasta en el fondo sintamos decepción. Pero es que talvez no pasamos de la primera línea y esto nos engancha.

Lo anterior es lo que seguramente le va a pasar a más del 90% (siendo conservador) de los que entren a leer este post. Puedo asegurar que mucha, pero muchísima gente de las que entren aquí van a entrar para ver las fotos de Javier García apuñalado y no para encontrarse un planteamiento sobre ética, libertad de expresión, moralidad.

Me había negado hasta ahora hacer comentarios al respecto porque siento que esto es sumarle y caer en el juego de quienes han permitido que se filtraran estas imágenes en Internet. Pero lo que empezó para mí como una peña sobre la ética y el día del periodista ha derivado en cuestionamientos validos, algunos serios y con base y otros realmente sin sentido. Para mi todo comienza con los post leídos en los blogs Diario de la CrisisEnigma-PRESSAnotaciones al bordeHay que ser Irresponsable sobre periodismo y ética. Es una respuesta o una continuación de la discusión sobre este tema tan delicado. Me gustaría que las leyeran para entrar en calor de lo que va el tema.

Las fotos de Javier García es un tema que no se puede aislar del contexto, que no se debe ver como único, que forma parte de una realidad que puede afectar a cualquiera y no en exclusiva a Javier y su familia. Es una desgracia, pero es también una verdad que padece el venezolano diariamente y que no se le da tanta importancia hasta que el afectado es uno mismo o es una figura pública. Mejor si es el segundo caso por que así hay un morbo mayor, que vergüenza!.

Este tipo de asesinato se sucede con más frecuencia de la que uno cree y con más frecuencia de la que uno deseara… Violencia en el hogar… El hombre o mujer que mata a su pareja, a sus hijos, a su hermano, a su madre es una consecuencia extrema de la pérdida de valores, de la falta de hogar…

El caso de Javier sería otro más de violencia doméstica, asesinado brutalmente por su pareja… Lo que le suma “morbo” a este homicidio es que es una figura pública y la nuestra sempiterna homofobia… Aquí entramos en un terreno más difícil aún por que se trata de alguien que ya no está para defenderse de lo que digamos o hagamos y por esto creo que se le debe un poco de respeto.

Es una inmoralidad (en criollo: una estricta coño ‘e madradra!) dejar como último recuerdo unas imágenes tan duras a sus familiares. No es justo y no tenemos el derecho de hacerlo… Ninguna libertad básica y elemental del ser humano consagra que nosotros tenemos derecho a joderles el recuerdo a sus padres de esa manera. Porque si nosotros tenemos derecho a la libertad de expresión (aunque me parece que su uso en este caso específico es halado de los cabellos), no es menos cierto que estos señores, sus padres, tienen derecho a ser respetados y a que respeten la memoria de su hijo.


Un caso muy distinto sería si las fotografías de Javier nadando en un charco de sangre (que dicho sea de paso no se si son así) le sumaran a la información, si aportara algún elemento informativo imprescindible para complementar la necesidad de estar informado, si le sumara a la veracidad. Que si le gustan las mujeres o los hombres tampoco le suma nada!... ¿Cuantos de ustedes se hacen la paja mientras se bañan? ¿Te gusta que tu mujer te acaricie orto mientras están tirando? ¿Has tenido experiencias lésbicas u homosexuales?... Les informo que me trae sin cuidado, no me interesa y es asunto de cada quien… a pesar de que pueda ser una verdad, se trata de tu intimidad y no me aporta nada a la hora de sentarme a escribir.

¿Alguien duda de que lo asesinaran? ¿Se duda de las causas de su muerte? ¿Existen informaciones encontradas de donde fue hallado el cadáver? ¿Se cree que es un montaje de la CIA para destruir la imagen de Chávez? Si la respuesta a todas es SI pudiera ser un justificativo para publicar las fotos y calmar la opinión pública con una verdad tan contundente, cruda y grotesca. Caso el Che Guevara, caso Pablo Escobar Gaviria, Stalin entre muchos otros que ameritaban (aunque no este de acuerdo) el testimonio gráfico.

Esto casi suena a autocensura y SI en este caso y otros similares deberíamos AUTOCENSURARNOS o más que autocensurarnos debemos tener un poco de ética, respeto, moral y pensar que si fuera nuestra madre la apuñalada por su amante mujer, lo último que quisiéramos ver son las fotos de su cuerpo nadando en un charco de sangre…

Pero el morbo de que sea una persona pública y la “falsa seguridad” de que eso jamás nos va a pasar a nosotros nos impulsa a buscar, ver y mostrar las desgracias ajenas… como diciéndole a todos “mira todo lo que no me está pasando a mi”. “Mira todo lo afortunado que soy”. “Y me quejo de lo que me esta pasando cuando hay otros mas jodidos que yo”.

En mi vida profesional he tenido tres fotos de personajes públicos que me he negado a publicarlas, entre otras cosas porque sentía que eso solo le sumaba morbo y más nada a la información… y todo siguió su curso del mismo modo, no cambio nada el que yo no mostrara las fotos. Me he negado siempre a hacer fotos de muertos y eso que me ha tocado cubrir sucesos como el deslave de Maracay, accidentes aéreos, golpes de estado, el caracazo, etc. El par de veces que me he visto obligado a hacerlo he intentado ser respetuoso e informativo (para muestra les dejo esta foto blanco y negro del linchamiento de un malandro en el sector de La Vega hecha por exigencia de la policía).

Los sesos de alguien regados por el suelo no aporta nada a ninguna información periodística, solo aporta a las arcas de los medios que la publican y en el argot periodístico se le llama “amarillismo”, “sensacionalismo”. Este tipo de fotos solo demuestran la falta de creatividad y habilidad del fotógrafo para saber donde está la noticia realmente, falta de ojo para narrar los hechos sin apoyarse en esa muletilla tan barata y del mal gusto.

Me han llegado muchos e-mail con las fotos de Javier García (y que les digo de las del accidente del avión en Mérida!) y no he abierto ni uno solo de ellos… nunca hago cadenas y en estos casos menos. No sufro de ese morbo, prefiero recordar a las personas en vida, alegres y llenas de ilusiones.

¿Cuanto nos bombardearon con las fotos de Lady Di agonizando dentro del carro vuelto añicos? ¿Cuántos periódicos vendieron con esas fotos? ¿Pero que coño hacía el fotógrafo tomando fotos en vez de ayudarla? Ahhh, que el no es médico… que igual estaba más allá que de acá y se iba a morir hiciera lo que hiciera… Eso no lo podía saber él cuando hacía la foto. Para mi es un hijo de puta que antepone su lucro, su trabajo, su ganas de figurar por sobre la vida. Prefiero salvar a alguien que ganarme un Premio Pulitzer con su muerte. Y esto va a levantar roncha en más de un colega fotógrafo, pero es así para mí.

Recuerdo un caso de un amigo fotógrafo en Santa Bárbara del Zulia. Una avioneta perdió la cuña que la mantenía inmovilizada y comenzó a rodar hacia los dispensadores de gasolina. El colega, que estaba acompañado de un reportero, hecho a correr y dar gritos de alerta para que detuvieran la aeronave y así evitar un mal mayor. Así sucedió, ayudó a detener la avioneta y no pasó de un susto sin ningún percance que lamentar. Al volver con el periodista éste le preguntó: “¿Qué coño eres tu, fotógrafo o bombero?”… Yo, Ray Escobar, me contaría entre los bomberos.

Entonces, dejo claro que no estoy de acuerdo con la publicación de las fotos de Javier (con quien además coincidí en muchas pautas) y no por colega o por persona pública… por ser humano y por que tiene familia y le debemos el respeto que esperamos para la nuestra. Debemos tratar a los demás como queremos ser tratados nosotros… “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”… ¿No es eso lo que le dicen, muchos de los morbosos que ven esas fotos, a sus hijos?... así que vamos dejando la hipocresía de una buena vez!

Que el blogero Luis A. López este perseguido por haberlas publicado… muy a mi pesar tengo que decir que no estoy de acuerdo, no creo que se le deba perseguir si esto no constituye delito… pero su actitud como ser humano es cuestionable y no tiene perdón por mi parte. El debe preguntarse si esta bien lo que hizo y no hablo de legalidad, debe preguntarse si existía necesidad de montar esas imágenes en su blog… que le sumo?... visitas?... era eso lo que quería?... que las disfrute!.

No estoy de acuerdo en que lo hostiguen y si no cometió delito que sea su conciencia la que lo persiga nada más… pero me cuesta mucho salir en defensa de alguien así… si me lo piden saldría, por solidaridad y en defensa de la mal usada libertad de expresión saldría, pero no por él directamente.

Realmente es contradictorio, pero creo que es humano que sea así… si creo que debe haber límites, que nosotros debemos limitarnos…estamos metiendo muchas cosas que no caven en el paquete de la libertad de expresión… la estamos abultando y tratando de adaptar a nuestras bajezas y eso no tiene sentido y terminará por reventar el saco.

Que hablemos mierda de Chávez, de Leopoldo López, de que William Lara es gay, de que Jorge Rodríguez es un tramposo y nos jodió con las capta huellas, que Rodríguez Chacín es un malandro doble cedulado, que Jesse Chacón es un matón golpista, que CAP robo todo lo que le dio la gana, que Bush es un borracho y genocida y pare usted de contar es DISTINTO. Ellos están allí, vivos, presentes, tienen mi nombre, me pueden ubicar y tomar las acciones legales que les de la gana y que crean convenientes si se sienten ofendidos.

Pero y Javier?... y los muertos del accidente aéreo de Mérida?... y la cantidad de muertos que publica el Diario 2001 a todo color?... ¿Qué pueden hacer ellos? Nada!... nada de nada…

Y esto no se trata de periodista o reporteros gráficos, no… se trata de todos nosotros como consumidores de noticias. ¿Publicarían las fotos si no hay quien las vea? ¿Se harían cadenas de e-mail si no hay quien las continúe? ¿Filtraría las fotos de Javier el hijo de puta que las tomó si no va a obtener beneficio? Por cierto, beneficio político?... económico?... laboral?... vaya usted a saber!

Entonces no se trata de LIBERTAD DE EXPRESIÓN se trata de ética, de moralidad, de respeto… no cambiemos el discurso, ni busquemos argumentos para justificar lo que no tiene justificación… las fotos de Javier García NO APORTAN NADA A LA INFORMACIÓN. Solo satisfacen el morbo de mucha gente con falsa moral, con doble moral y con sentimientos que no se permiten confesárselos ni a sí mismos.



ALGUNOS QUE HOY LLORAN Y ALARDEAN DE SU PATALETEO AFEMINADO POR LA MUERTE DE CHAVEZ

VIOLENCIA SIN MÁSCARA!

Ese pataleteo afeminado y llorón de los que hoy lamentan la muerte del ex militar golpista Hugo Chávez Frías, devenido presidente por obra y trampa de la infamia, QUIENES LLORAN Y LAMENTAN LA MUERTE DE AQUEL QUE  vendió su alma y la economía venezolana al funesto comunismo castrista y sus aliados, NUNCA DIERON NI EL PÉSAME DE UN DÍA EN CORTE NI UNA LÁGRIMA PIADOSA POR LOS ASESINATOS (cientos de crímenes toalmente impunes) DE ESTE EX MILITAR GOLPISTA DEVENIDO PRESIDENTE EN VENEZUELA Y SATÉLITE DE LOS CASTRO. EJEMPLOS......QUE ALGUNOS HAN OLVIDADO

Porque esto es lo que ocurre en Venezuela con los criminales



Libres los homicidas de Martiza Ron, asesinada en la Plaza Altamira

abril 26, 2008 Por: Martha Colmenares Categoría: Maritza RonOtros Crimenes P.
banRamón Torregrosa nos había hablado sobre ello en una de nuestras concentraciones del Grupo 11 “Queremos saber”, en Parque Cristal donde nos reunimos cada 11 de mes a las 7pm, para honrar la memoria de los caídos desde 1999 y bajo la exigencia de la justicia. Referidos los hechos, ¡habían dejado libres en diciembre a los asesinos de su esposa Martiza Ron!. A esos que le dispararon a mansalva en la Plaza Altamira al día siguiente del referendum revocatorio, el 16 de agosto de 2004, y todos pudimos verlo por televisión, las fotos circularon por el mundo, y sin embargo estaban libres. Nos preguntábamos si todavía teníamos capacidad de asombro. Porque esto es lo que ocurre en Venezuela con los criminales: “Aunque estaba expresamente prohibido, en diciembre obtuvieron la medida de régimen abierto”. Martha Colmenares. A continuación, una entrevista que le fue realizada por Edgar López de El Nacional. Para ver ampliadas las fotos originales con su respectiva leyenda 

Los homicidas de Maritza Ron no tuvieron que hacer huelga de hambre ni soportar los habituales retardos para obtener el favor de un juez.
Homicidas de Maritza Ron no tuvieron que esperar fallo del TSJ
EDGAR LÓPEZ
El Nacional
25 de abril de 2008

Agresores de la plaza Francia deberían pernoctar en un centro comunitario de Maiquetía
Aunque estaba expresamente prohibido, en diciembre obtuvieron la medida de régimen abierto.
En el balcón del apartamento, donde la pareja vivió durante 18 años, permanecen dos asientos para la tertulia vespertina: él ocupaba la silla de mimbre y ella la mecedora.
Desde el 16 de agosto de 2004, cuando fue asesinada Maritza Ron, ese ritual cambió: la silla está arrinconada como un depósito de revistas viejas, y Ramón Torregrosa utiliza la mecedora para contemplar la fotografía de su esposa, colocada en un altar iluminado con un cirio, junto a la imagen de Juan Pablo II y media docena de estampitas de santos.
Él sólo sonríe cuando recuerda tiempos mejores: “Cuando nos conocimos, ambos nos acabábamos de divorciar. Pero ella se fue a Estados Unidos y allá permaneció diez años. Nos reencontramos a su regreso a Venezuela. Ella aceptó vivir conmigo, pero no quería casarse. Sólo logré convertirla en mi esposa 5 años más tarde”.
Se enteró de la muerte de Ron por la televisión española, cinco horas después del ataque de tres hombres armados contra la multitud que estaba concentrada en la plaza Francia de Altamira, para protestar por los resultados oficiales del referéndum revocatorio al presidente Hugo Chávez. Ron era una de las manifestantes y los que estaban a su lado cuentan que gritaba “nos han robado nuestros votos”, pocos segundos antes de las 2:45 pm, cuando recibió un impacto de bala en el abdomen que le destruyó el estómago, el hígado y el cólon. El 17 de agosto, cuando Torregosa pudo regresar a Venezuela tuvo que ir directamente al lugar donde velaban a su esposa de 62 años de edad, pues había muerto a las 8:00 pm del día anterior.
Ayer usaba un traje gris que le quedaba muy holgado: “Es que en estos tres años he rebajado diez kilogramos. Todo ha sido muy duro y agotador. El traje es porque me voy a entrevistar con el alcalde Leopoldo López, pues se quiere colocar una lápida en el lugar donde cayó Maritza. Cuando allí hicieron una experticia planimétrica, dibujaron su silueta en el suelo. Yo salí a comprar pintura en aerosol para remarcar la figura y me encargaría de remarcarla hasta que se hiciera justicia”.
El duelo de este hombre, de 77 años de edad, se ha endurecido desde el 20 de diciembre, cuando el juez Quinto de Ejecución, Nicol Catalano Campesi, permitió que los homicidas de Ron, Henry José Parra Linares, John Carlos Jiménez Eslasa y Pedro Celestino Ramos Poche, salieran de los calabozos de la Disip.
Con relativa facilidad. Parra Linares, colombiano de 31 años de edad; Jiménez Eslasa, de 35 años de edad; y Ramos Poche, de 56 años de edad, siempre estuvieron recluidos en la sede de la Disip, en El Helicoide.
Fueron acusados por los delitos de homicidio calificado y lesiones graves y leves en grado de complicidad correspectiva, intimidación pública y porte ilícito de armas de fuego.
El 15 de noviembre de 2007, el Tribunal 19 de Juicio condenó a Jiménez Eslasa y Ramos Poche a ocho años, dos meses y diez días de presidio, mientras que a Parra Linares le dictaron siete años, dos meses y diez días de cárcel. La complicidad correspectiva les permitió una rebaja de la pena de un tercio a la mitad. El 29 de noviembre de 2007, apenas 14 días después, el juez Quinto de Ejecución, Nicol Catalano Campesi, rebajó aún más la condena. “En atención a las actividades laborales y académicas reconocidas por la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención”, razonó el juez al invocar la redención de la pena por el trabajo y el estudio, mediante la cual les fueron descontados un año y cinco meses.
21 días después, el 20 de diciembre de 2007, el juez concedió a Parra Linares, Jiménez Eslasa y Ramos Poche la medida alternativa de cumplimiento de la pena denominada régimen abierto que, según el artículo 65 de la Ley de Régimen Penitenciario, procede cuando el reo ha cumplido una tercera parte de la condena.
Sin embargo, en diciembre y hasta el lunes pasado, cuando la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia decidió lo contrario, estaba vigente el parágrafo único del artículo 406 del Código Penal, según el cual los implicados en homicidio “no tendrán derecho a gozar de los beneficios procesales de ley ni a la aplicación de medidas alternativas del cumplimiento de la pena”.
Pero, el juez Catalano Campesi ignoró la prohibición y, en forma expresa, señaló que a los condenados les correspondía “el beneficio”. En este caso, no se trató de la desaplicación de un artículo que el juez considera inconstitucional, lo que se denomina control difuso de la constitucionalidad y amerita inmediata notificación y aprobación de la Sala Constitucional.
Los homicidas de Maritza Ron no tuvieron que hacer huelga de hambre ni soportar los habituales retardos para obtener el favor de un juez.
Tampoco tuvieron inconvenientes para que el Centro de Evaluación y Diagnóstico del Ministerio del Interior y Justicia expidiera el informe técnico que es imprescindible. El 17 de diciembre, tres días antes del fallo que los benefició, el delegado de prueba Alberto Castillo, el psicólogo Ulises Barrios y el abogado Omar González aseguraron “que existe bajo riesgo de que los penados de autos se encuentren incursos en una nueva actividad delictual”. Además, el jefe de Investigaciones de la Disip, Aníbal Villalobos, dio constancias de la buena conducta.
Se supone que Henry José Parra Linares, John Carlos Jiménez Eslasa y Pedro Celestino Ramos Poche, ahora trabajan y pernoctan en el Centro de Tratamiento Comunitario “Dr.José Agustín Méndez Urosa”, ubicado en Maiquetía. El 15 de enero, la abogada defensora Aramita Padrino solicitó una medida más flexible, la libertad condicional, que permitiría a los condenados dormir en sus casas. El 23 del mismo mes, el juez Catalano Campesi negó la petición, por falta de un nuevo informe técnico.
Ante el fallo del TSJ que permitiría que otros homicidas recuperen su libertad en breve plazo, Ramón Torregrosa expresó: “Es que las leyes de este país no son lógicas”.
*****
MAS EJEMPLOS DE CRIMENES CHAVISTAS EN POSTERIORES ARTICULOS


LA MAQUINARIA REPRESIVA SE PREPARA OTRO FRAUDE ELECVTORAL EN VENEZUELA


Venezuela

Maduro ordenó un despliegue militar y policial tras la muerte de Chávez

 
05/03/13 - 19:20El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó hoy un dispositivo militar y policial especial para garantizar "la paz" del país luego de haber anunciado la muerte del presidente, Hugo Chávez.
"Se ha previsto un despliegue especial de toda la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), quien en este mismo momento se encuentra desplegándose para acompañar y proteger a nuestro pueblo", señaló Maduro en una cadena de transmisión obligatoria por radio y televisión.
Fuente: EFE



Manuel Isidro Molina: PASANDO LA HOJA / La incógnita militar

Manuel Isidro Molina: PASANDO LA HOJA / La incógnita militar

Por qué Carromero habla ahora tras largo silencio?



Ángel Carromero, a leader of Spain’s ruling party, was visiting Cuba last July when a car he was driving crashed, killing Cuban dissidents Oswaldo Payá and Harold Cepero. Mr. Carromero was convicted of vehicular homicide; in December, he was released to Spain to serve out his term. This week he agreed to be interviewed by The Washington Post about the crash. Mr. Carromero, 27, holds a law degree and has taken a business course at Fordham University in New York.

What happened that day?

Oswaldo Payá asked me to take him to visit some friends, since he didn’t have the means to travel around the island. There were four of us in the car: Oswaldo and Harold Cepero in the back, [Jens] Aron Modig [of Sweden] in front, and me driving. They were following us from the beginning. In fact, as we left Havana, a tweet from someone close to the Cuban government announced our departure: “Payá is on the road to Varadero.” Oswaldo told me that, unfortunately, this was normal.

But I really became uneasy when we stopped to get gas, because the car following us stopped, waited in full view until we were finished and then continued following. When we passed provincial borders, the shadowing vehicle would change. Eventually it was an old, red Lada.

And then another, newer car appeared and began to harass us, getting very close. Oswaldo and Harold told me it must be from “la Comunista” because it had a blue license plate, which they said is what the government uses. Every so often I looked at it through the rearview mirror and could see both occupants of the car staring at us aggressively. I was afraid, but Oswaldo told me not to stop if they did not signal or force us to do so. I drove carefully, giving them no reason to stop us. The last time I looked in the mirror, I realized that the car had gotten too close — and suddenly I felt a thunderous impact from behind.

I lost control of the car, and also consciousness — or that is what I believe, because from that point my memories are unclear, perhaps from the medications they gave me. When I recovered consciousness, I was being put into a modern van. I don’t know how it had gotten there, but neither Oswaldo nor Harold nor Aron was inside. I thought it was strange that it was only me, and I figured that the rest of them didn’t need to go to the hospital.

I began to yell at the people driving the van. Who were they? Where were they taking me? What were they doing with us? Then, woozy, I again lost consciousness.

What happened after that?
¿Quienes son ustedes y por qué nos hacen esto?- gritó Carromero a sus agresores. 

The next time I awakened, I was on a stretcher, being carried into a hospital room. The first person who talked to me was a uniformed officer of the Ministry of the Interior. I told her a car had hit our vehicle from behind, causing me to lose control.

She took notes and, at the end, gave me my statement to sign. The hospital, which was civilian, had suddenly been militarized. I was surrounded by uniformed soldiers. A nurse told me they would put in an IV line to take blood and sedate me. I remember that they kept taking blood from me and changing the line all the time, which really worried me. I still have the marks from this. I passed the next few weeks half-sedated and without knowing exactly what they were putting in me.


Some text messages were sent from the scene, and there have been reports of others, not yet disclosed. Do you know about them?
They took away my mobile phone when they took me out of the car. I was only able to use Aron’s mobile phone the time we were together in the hospital. I didn’t remember the messages until I arrived in Spain and I read them, asking for help and saying that our car was hit from behind.

How was your statement obtained?

They began to videotape me all the time, and they kept doing so until the last day I was jailed in Cuba. When they questioned me about what happened, I repeated what I told the officer who originally took my statement. They got angry. They warned me that I was their enemy, and that I was very young to lose my life. One of them told me that what I had told them had not happened and that I should be careful, that depending on what I said things could go very well or very badly for me.

Then came a gentleman who identified himself as a government expert and who gave me the official version of what had happened. If I went along with it, nothing would happen to me. At the time I was heavily drugged, and it was hard for me to understand the details of the supposed accident that they were telling me to repeat. They gave me another statement to sign — one that in no way resembled the truth. It mentioned gravel, an embankment, a tree — I did not remember any of these things.

The hit from the back when we left the road didn’t need to be hard, because I remember that there was no curb or incline. The pavement was wide, with no traffic. I especially did not agree with the statement that we were traveling at an excessive speed, because Oswaldo was very cautious. The last speed I saw on the speedometer was approximately 0 kilometers per hour [about 5 miles per hour]. The air bags did not even deploy during the crash, nor did the windows shatter, and both I and the front-seat passenger got out unhurt.

A video of you describing the accident was shown to journalists by Cuban authorities. Under what circumstances was it made?
Once I left the hospital, they took me to a jail in Bayamo. It’s the worst thing I’ve ever lived through. I was held incommunicado, never seeing the light of day. We walked among cockroaches until they put me in the infirmary cell, along with another Cuban prisoner. The conditions were deplorable. A stream of water fell from the roof once a day, the toilet didn’t have a tank, and you could use it only when you had a bucket of water that you could throw afterward into the bowl. The cell was full of insects that woke me up when they fell on my body. Although I remember almost nothing specific from those days, images come to me — and I only wish they were nightmares, and not memories.

The video that the authorities made public was recorded under these conditions. As viewers can see, my face and my left eye are very swollen and I speak like I am drugged. When an officer gave me a notebook in which the official Cuban government account was laid out, I limited myself to reading statements from that notebook. In fact, you can see me reading Cuban expressions I didn’t know, like “transit accident” (in Spain it’s “traffic accident”) , and you can see me direct my gaze to the right corner, which is where the officer stood who held the notes. I hoped that no one would think that the video was freely recorded, or that what I said there corresponded to what really happened.

Who sent you to Cuba? Why did you travel there?

Nobody sent me to Cuba, and I didn’t even tell my boss about my trip. I traveled there during my summer vacation, like so many other supportive people — because I admire the peaceful defenders of liberty and democracy like Oswaldo, who is very well known in Spain.

What do you think about the trial in Bayamo?

The trial in Bayamo was a farce, to make me the scapegoat, but I had to accept the verdict without appeal in order to have the minimal possibility to get out of that hell. However, I decided at the last minute to not declare myself guilty, thinking of Alan Gross [an American contractor sentenced to 5 years in prison for bringing communications equipment into Cuba illegally].

As for the Spanish authorities, I can only thank them for managing to repatriate me. I don’t want to cause any more problems. I want to get my previous life back. I even understand that, even though I am innocent, I have to continue with my liberty restricted due to the bilateral accord between Cuba and Spain. I only hope that this unjust situation will not last for long.

Despite the accusations to which I am daily subjected by the press and by the defenders of the Castro dictatorship, it’s not my intention to go on talking about this traumatic experience. I’ve received death threats in Spain, and I have had to testify before a notary so that at least the truth would be known if something happened to me.

Why are you speaking out now?

The most important thing for me is that the Payá family always has defended my innocence, when they are the most injured by this tragedy. That’s why, when I met Rosa Maria [Payá’s daughter] this week, I could not hide the truth any more. I am not only innocent — I am another victim, who might also be dead now. I know that this decision could result in more brutal media attacks against me from Cuba, but I don’t deserve to be considered guilty of involuntary homicide, and, above all, I could not live, being complicit through my silence.

I don’t know what they gave me in the intravenous line, but I continue to have large memory lapses. What they didn’t manage to make me forget is that Oswaldo is one of the people who most impressed me in my life. He is the true protagonist of this nightmare. He was an exceptional person, and I will never forget him.
=

Twitters desde mi Patria


  
Roxana Valdivia,
Here's what's trending on Twitter this week.
 Roxana Valdivia
   
#Cuba: Fotos de los mensajes del sueco Aron Modig, pidiendo auxilio y diciendo que están rodeados de militares - tinyurl.com/c5uoo3p
01 Mar
MCL Oswaldo Payá - Sitio wb del Movimiento Cristiano Liberación
11
RELATED TWEETS
#cuba #CastroAsesino Mas carteles contra la dictadura castrista en Palma Soriano.: Carteles contra...bit.ly/Y8RL36 #NOALTIRANO
28 Feb
Cuba Ya Twittea: Proyecto solidario por la libertad de Cuba para devolverle la voz a la disidencia, robada hace 53 años por los dictadores
11
RELATED TWEETS
@RAPS14: EXMBAJADOR COCHEZ ASEGURA Q CHÀVEZ FUE DESCONECTADO EN CUBA HACE 4 DÍAS@NTN24 bit.ly/WrBUdx” #Venezuela #Cuba
27 Feb
El exembajador de Panamá ante la OEA aseguró este miércoles en primicia al canal internacional de noticias NTN24 que el presidente Hugo Chávez habría sido desconectado hace cuatro días de las máquinas…
10
RELATED TWEETS
#Cuba #Cuba #Cuba "@ricardonmarti: Excelente articulo del poeta Rafael Alcides sobre Algel Santiestebanpenultimosdias.com/2013/02/27/acu… …"
28 Feb
Lamentaciones y esperanzas por un nuevo escritor encarcelado De Rafael Alcides A Ángel Santiesteban Querido Ángel: Me cuentan que a partir
11
RELATED TWEETS
Justicia para el escritor @angelsantiesteban. Libertad para todos los presos políticos, libertad y democracia para cuba ya
03 Mar
7
RETWEETS
En Santiago d #Cuba más d 40 @DamasdBlancoescucharon misa después d dormir a la intemperie xq la hospedería dl cobre les negó la estancia
03 Mar
6
RETWEETS
#Cuba #DamasdBlanco Niurka Luque,Yaquelin Boni y Gisel Losada continuan detenidas.
03 Mar
6
RETWEETS
No falten @UGUELO: Únete a mañana 10 am ! RT@OSoberania en su visita a lestudiantes en protesta Chacao pic.twitter.com/gTWbeaJBTs
03 Mar
5
RETWEETS
Don't miss out. Stay up to date on what's happening.
Go to Twitter

Los hechos desde otros blogs

CRIMENES DEL CASTRISMO

Loading...
Los artículos 18 a 21 recogen derechos de pensamiento, de conciencia, de religión y libertades políticas Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de Creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Hoy anduve lejos... muy cerca.

Hoy anduve lejos... muy cerca.
...Me enviaron una foto de la casa de mi infancia, hoy en ruinas, es un testigo del derrumbe de la nación pedazo a pedazo.

Patria, órgano del Partido Revolucionario Cubano, obra cumbre de Marti dentro del periodismo

  • Solo la opresión debe temer al ejercicio pleno de las libertades.
    El 14 de marzo de 1892 surge Patria


    Yo no creo que en aquello que a todos interesa, y es propiedad de todos, debe intentar prevalecer, ni en lo privado siquiera, la opinión de un solo hombre.
  • La tiranía es una misma en sus varias formas, aunque se vista en algunas de ellas de nombres hermosos y de hechos grandes.
  • La Fuerza tiene siempre sus cortesanos, aun en los hombres de ideas.
  • Hay hombres dispuestos naturalmente a ser ovejas, aunque se crean libérrimas águilas
  • Todo poder amplia y prolongadamente ejercido, degenera en casta. Con la casta, vienen los intereses, las altas posiciones, los miedos de perderlas, las intrigas para sostenerlas. Las castas se entrebuscan, y se hombrean unas a otras.
  • A nada se va con la hipocrecía. Porque cerremos los ojos, no desaparece de nuestra vista lo que está delante de ella. Hay pocas cosas en el mundo que son tan odiadas como los hipócritas.
  • El hombre sincero tiene derecho al error.
  • Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército.
  • Todo hombre es la semilla de un déspota; no bien le cae un átomo de poder, ya le parece que tiene al lado el águila de Júpiter, y que es suya la totalidad de los orbes.
  • Los odiadores debieran ser declarados traidores a la república. El odio no construye.
    La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio.
  • Los grandes derechos no se compran con lágrimas, sino con sangre.
  • El hombre ama la libertad aunque no sepa que la ama, y anda empujado de ella y huyendo de donde no la halla.
  • La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie.
  • Sólo la opresión debe temer el ejercicio pleno de las libertades.
  • Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía.

Translate this blog to my language-Traducir este blog a mi idioma-

TRADUZIR ESTE BLOG para meu idioma-Übersetzen Sie diese BLOG auf meine Sprache-Перевести эту блог на свой язык-Tradwi sa a BLOG POU LANG MWEN-TRADUIR AQUEST BLOG DEL MEU IDIOMA

¿Qué son los derechos humanos?

Loading...

"En una revolución se fusila sin pruebas (no las necesitamos)" Ernesto Che Guevara